Chino, el idioma del mañana

Aprender chino es más fácil de lo que parece
¿Cuántas veces habremos oído eso de que aprender chino es casi imposible? La sola idea de ponerse a aprender el idioma ya resulta intimidante para no pocas personas.
Generalmente, la gente piensa que es un idioma muy complicado de aprender y ni siquiera contempla la posibilidad de ponerse a ello. Lejos de lo que muchos puedan pensar, el chino no es un idioma tan difícil.
Claro que requiere de tiempo y esfuerzo, como todos los idiomas, pero lo cierto es que el chino posee determinadas características que hacen que su aprendizaje sea mucho más fácil y dinámico de lo que en un principio pueda parecer.

1. El chino
El idioma cuenta con tres dialectos mayoritarios: el mandarín, el cantonés y el wu. De entre éstos, el primero es el más hablado, y nos referiremos a éste cuando hablemos de chino.
De hecho, el chino mandarín es el idioma más hablado del mundo; de ahí que cada vez haya más personas interesadas en aprender el idioma, entre otras cosas también por el crecimiento económico que viene protagonizando China en las últimas décadas.
2. La situación económica actual en China
China es a día de hoy la segunda economía del mundo, y se prevé que en 2016 supere a Estados Unidos como primera potencia económica mundial. Asimismo, China es uno de los mayores exportadores del globo, y cada año atrae cantidades ingentes de inversión extranjera.
Todo esto viene a significar que China es un gigante que está creciendo a un ritmo imparable. Para que os hagáis una idea, la media de crecimiento del PIB chino en los últimos cinco años ha sido del 9%, mientras que en Estados Unidos ha sido del 1,8%.
Por otra parte, sólo en 2012 China creó más de doce millones de puestos de trabajo, por lo que sin duda se configura como uno de los países que mayores oportunidades laborales ofrece en la actualidad.
people-932069_640
3. Las ventajas de saber chino
Debido a su creciente importancia como actor económico mundial, cada vez son más los interesados en establecer relaciones comerciales con China. Incluso hay quienes buscan asentarse allí para crecer profesionalmente. Es innegable que las oportunidades de negocio que el país ofrece son irresistibles para cualquier emprendedor que se precie.
A estas alturas no hace falta decir que saber inglés es requisito imprescindible para integrarse en el mercado laboral chino, pero si tenéis conocimientos de chino, por muy nimios que éstos sean, no dudéis en exprimir esa ventaja, pues os dará un valor añadido que a buen recaudo os diferenciará del resto. Si buscáis trabajo o prácticas en China, debéis saber que las empresas siempre valorarán más a aquél o aquella que sepa hablar chino.
image
Fotos: Adam Cohn (izquierda) y Ernie (derecha)
4. Estudiar chino
Aprender chino es más fácil de lo que parece
Queda claro que uno de los motivos principales por los que la gente se aventura a estudiar chino es para ser más competitivos en sus trabajos. Independientemente de que ésta sea vuestra máxima motivación o no, debo deciros que no tenéis por qué desesperar.
¿Sabíais que es más fácil que un español pronuncie mejor el chino que el inglés? Esto es así debido a nuestra naturaleza vocal, que nos capacita para desenvolvernos mejor que la media de extranjeros en la pronunciación. De hecho, si trabajáis bien el idioma, podréis pronunciarlo decentemente en apenas unas semanas.
En definitiva, no tendréis problemas en entonar correctamente el chino. Por lo pronto, empezaréis aprendiendo cuatro tonos básicos que os servirán para poder defenderos rápidamente.
La metodología del pinyin
Muchos empiezan estudiando chino con el método del pinyin. Es una metodología que permite desarrollar de manera eficaz y en tiempo récord nuestra fonética. No es una técnica para hacer el ‘paripé’, como quien dice. Al contrario. Es más, algunas academias de chino se sirven de esta técnica para enseñar el idioma.
El pinyin consiste en una transcripción fiel de la fonética china al alfabeto latino. Es un sistema que deja poco lugar a las dudas, pues los caracteres vienen acompañados de las marcas de acentuación o números de tono (1, 2, 3 ó 4) que les corresponde.

Las facilidades de la gramática

Otro de los aspectos que pueden echarnos para atrás a la hora de estudiar chino es la gramática. Si bien nos puede llevar tiempo adquirir conceptos gramaticales básicos, no hay que pasar por alto que el chino cuenta con ventajas sustanciales que la mayoría de nosotros desconocemos.
En la gramática china no existen ni el masculino ni el femenino, lo que hace que su aprendizaje sea más sencillo. El hecho de que tampoco haya concordancias de número también agiliza el proceso.

Lo más difícil

La parte más lenta reside en el aprendizaje y la comprensión del vocabulario. No es un secreto, todos lo sabemos.
Según explican expertos en el campo, es necesario saber aproximadamente 5000 palabras para tener un lenguaje fluido, lo que traducido en caracteres vienen a ser unos 3000.
hong-kong-864884_640
No os rindáis
Aprender chino es un proceso laborioso, pero altamente gratificante. Cuando obtengáis el nivel básico, os invadirá una satisfacción que os impulsará a seguir adelante con vuestro propósito de dominar el idioma.
Un consejo: no os detengáis. El chino es el idioma del mañana. No subestiméis la importancia que ya tiene y la mucha que tendrá en un futuro no tan lejano.
Aprender chino en China
Siempre se ha dicho que la mejor manera de aprender un idioma es yendo al país donde se hable ese idioma. Hay mucha verdad en esto.
Allí los métodos de aprendizaje son muy distintos. También es cierto que son más eficaces que los que hay aquí. Además, contaréis con la comodidad de poder hablar con gente que no os evaluará cada vez que os dirijáis a ellos.
Por otro lado, viviendo in situ la experiencia de estudiar chino en China, aprenderéis muy rápido de vuestros errores de pronunciación y os familiarizaréis con la forma de hablar de su gente. Por lo tanto, no existe modo más válido para alcanzar un nivel decente de chino que trabajándolo directamente allí.
5. Motivaciones y ayudas para seguir adelante

Motivaciones

Generalmente, la gente se aventura a aprender chino pasados los 20, pero también es cierto que, llegados a la edad adulta, nos es más fácil y rápido asimilar y desarrollar cualquier idioma. Nunca se es demasiado mayor para aprender un nuevo idioma, sobre todo si se trata del chino.
Si os sentís frustrados y desesperados en el proceso de aprendizaje, tened en cuenta motivaciones como que añadiréis un destacable valor añadido a vuestro currículum vitae, vuestras perspectivas laborales mejorarán ampliamente, saber chino hará que el viaje a China sea más interesante de lo que ya de por sí es, y, además, podréis conocer gente nueva.

Ayudas

Algo que os resultará de mucha utilidad es ver películas en chino para que vuestro oído se acostumbre, o, mejor aún, ejercitar el idioma con amigos chinos, si los tenéis.
Ahora bien, no hay mejor oportunidad para practicar el idioma, al menos aquí en España, que teniendo una novia/o china/o. Si ése es vuestro caso, aprovechad la posición privilegiada en la que os encontráis.
Sin más dilación, sólo me queda deciros… ¡Buena suerte y mucho ánimo! Sin duda el esfuerzo merecerá la pena.
Foto: JERRYANG

More from Francisco Javier Gutiérrez Ruiz

Garbiñe Muguruza recibe la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo

“Nunca había recibido algo así. Estoy muy contenta y ojalá pueda demostrar...
Ver publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.