“El éxito está fuera de tu zona de confort”

“El éxito está fuera de tu zona de confort” 1

Marcos Villalba lleva trabajando con éxito desde que acabó su carrera, y nos cuenta sus secretos para lograrlo: apostar por cambio y no acomodarse jamás. “Lo mejor de la vida y de nosotros mismos está fuera de la zona de confort”.

Tiene 34 años y nunca ha estado en una situación de desempleo. Marcos Villalba explica con modestia que eso es normal en el sector de la informática en el que trabaja, mucho menos castigado por la crisis, pero admite que tiene compañeros de formación que no han corrido su misma suerte. Lo que marca la diferencia quizás sea que Marcos ha sabido construir su currículum con valentía y la mente muy abierta.

la-foto-2

Antes de acabar sus estudios de Ingeniería Informática, ya trabajaba como programador junior en Endesa, IBM y Accenture, entre otras compañías. Después de graduarse en Ingeniería Informática en la Universidad Alfonso X El Sabio, hizo un Master en J2EE Business Application Development en Sun Microsystems. Todo lo demás fue rodado.
Lleva trabajando desde hace diez años como analista programador en proyectos internacionales. Actualmente presta sus servicios profesionales en la OAMI, organismo dependiente de la Comisión Europea dedicado a patentes y marcas, con sede en Alicante. Dos años antes trabajó en la Dirección General de Empleo y Asuntos Sociales de la CE en Bruselas.

Pregunta: ¿De qué logros profesionales se sientes más satisfecho?
Respuesta: Quizás me siento más orgulloso de haber sido capaz de irme a trabajar fuera de España, en un ambiente internacional muy agradable que me ha permitido conocer a personas de otras culturas y nacionalidades. Es una experiencia que te abre mucho la mente y la forma de pensar, porque rodearte de gente que en principio no tiene mucho que ver contigo te obliga a dialogar y te enriquece.
Otro logro profesional importante fue entrar a trabajar en la Comisión Europea. Desde que salí de la Universidad, había estado trabajando en el ámbito bancario (Caja Madrid, Banco Santander, Equifax…), y que te fiche la CE es un motivo de orgullo para mí, pues se trata de un organismo muy importante, con muchos recursos y situado en Bruselas, el epicentro de la vida política europea.
P-¿Qué consejos daría a los estudiantes y aspirantes a su primer empleo que esperan evolucionar con éxito en su vida profesional?
R-Lo primero, que aprendan idiomas. Qué duda cabe de que hoy día si no dominas como mínimo inglés, no vas a ningún lado. Lo ideal, para estar un poco a la altura de nuestros vecinos del norte, sería dominar tu idioma nativo y otros dos más. Si eso es mucho pedir, inglés al menos a la perfección, más aún si aspiras a trabajar en informática. No puedes intentar salir al mercado laboral y pretender ser competitivo sin tener un inglés fluido. Por tanto, mi recomendación es invertir en idiomas todo el esfuerzo y tiempo posibles.
Además, debes de ser exigente a la hora de elegir el centro académico en el que estudies, examinar los contenidos que van a impartir, pues estar cinco años aprendiendo cosas que no se utilizan ni se demandan en la vida real es muy frustrante y una pérdida de tiempo lamentable. No vale de nada salir muy preparado para algo que no necesita nadie.
Otro consejo que a mí me ha funcionado es creer en el cambio, no acomodarse. Yo salí de la Universidad en el 2005 y más o menos cada dos años he ido cambiando de trabajo. Sin duda podría haber permanecido en el primer empleo, porque era un trabajado muy motivador y la gente era maravillosa, pero cuando llegas al momento en que piensas que has obtenido el máximo al que puedes aspirar, debes ir pensando en cambiar. Eso te mantiene en forma profesional y personalmente, pues te permite abrir la mente a nuevas aportaciones, nuevos contactos y estimula tu motivación y tu creatividad.
Por tanto, lo ideal es no apoltronarse y estar en actitud permanente de búsqueda de mejora, de excelencia, de alternativas, de innovación. Animo a no tener miedo y a buscar motivaciones para cambiar, porque creo que lo mejor de la vida y de nosotros mismos está fuera de nuestra zona de confort, una zona que con frecuencia está construida de rutinas y automatismos sin sentido.

P- ¿Cómo ve su futuro profesional, que le gustaría lograr?
R- Tengo claro que me gustaría enfocar mi futuro profesional más hacia las personas y menos hacia la tecnología pura y dura. Después de diez años trabajando de programador con ordenadores, me doy cuenta de que es un mundo apasionante, que te permite mucha creatividad, pero a mí lo que me motiva realmente son los equipos y las personas, invertir tiempo, emoción y pasión con ellos.
Eso en el mundo laboral se traduce en moverte más hacia conducir equipos, tratar con gente, conocer sus motivaciones, escuchar qué problemas tienen en el trabajo y cómo les puedes ayudar. En suma, intentar obtener el máximo potencial de las personas que me rodean, motivarlas y llevarlas hacia la mejor versión de sí mismas, es el reto que ahora mismo tengo en mente.
P- ¿Qué valora más de una oferta de trabajo y en general de la vida profesional?
R- Hay que estar en continuo examen de lo que se está cociendo en un mercado tan dinámico como es el de la oferta laboral en informática. Por suerte, es un mercado muy activo y a poco que estés dado de alta en los tres o cuatro sitios famosos de internet con tu CV en inglés y que éste esté algo trabajado, te van a llamar a menudo para ofertarte muchas cosas.
Tengo que decir que últimamente todo lo que llega de España no es muy competitivo desde un punto de vista retributivo. Dada la situación que atraviesa el país, las ofertas de trabajo para un programador senior con diez años de experiencia son bastante ridículas y sin parangón con lo que se está ofertando en Europa. Hay que tener un poco de perspectiva, y sólo la puedes adquirir si has apostado por el cambio, por viajar, por conocer otros modos de entender este mercado. En mi caso, la experiencia de trabajar en Bruselas fue totalmente positiva y enriquecedora; por tanto, si me ofrecen un puesto de proyección internacional para mí es un plus, y no sólo por el nivel salarial.
Otro punto importante es la organización que te ofrece el trabajo; en mi caso, trabajar para la CE suponía una oferta que no podía rechazar, lo cual se vio confirmado por la experiencia. Pero pienso que lo mismo te sucede si la oferta viene de Google o Microsoft; raro será que te ofrezcan cosas planas y anodinas. Y si Google te envía a California, a mí me parecería estupendo. Como tercer punto, esto debería ir acompañado de una oferta económica competitiva, y una empresa grande va estar alineada con el mercado.
P- ¿Qué destacaría de su formación universitaria?
R- Me gustó lo actualizados que tenían los temarios de informática en la Universidad Alfonso X El Sabio. Yo, que llegué de la Universidad pública, lo valoré mucho, y más en materia de informática. Es evidente que si acabas la carrera y solo has adquirido conocimientos de tecnologías y lenguajes de programación antiguos, te quedas fuera del mercado.

P- ¿Cuáles son sus mejores recuerdos de esa época universitaria?
R- Sin duda, conocer gente. Miro atrás y veo personas, de cuya amistad todavía disfruto en muchos casos. Tu equipo de coleguillas universitarios es una maravilla, en una etapa de tu vida llena de deseos de hacer cosas. Mis recuerdos, por tanto, no son de esfuerzo ni de exámenes, sino que lo que me arranca una sonrisa son las diferentes aventuras y peripecias con toda la gente de la universidad.

P- ¿Cómo se sigue formando y actualizando conocimientos?
R- En informática, no te queda más alternativa que estar en permanente cambio y evolución. Como ingeniero en programación que soy, por mi formación durante cinco años de carrera, a día de hoy, casi diez años después de graduarme, la base del lenguaje sigue siendo la misma, pero ha evolucionado una barbaridad. Yo no hubiera podido crecer profesionalmente sin haber estado al día de la evolución de mi lenguaje de programación.
Es responsabilidad de cada uno estar documentado y al tanto sobre qué nuevas características van saliendo, cómo aplicarlas en tu día a día, qué está pidiendo el mercado. ¿Cómo hacerlo? Intercambiando información con los compañeros, leyendo blogs del sector, haciendo cursos de formación… porque hay una oferta espectacular en internet. Invertir un tiempo en ir refrescando tu currículum y actualizar conocimientos es parte de tu tarea y del gusto por lo que haces.

More from Francisco Javier Gutiérrez Ruiz

Danone patrocina al equipo olímpico español

Este patrocinio ratifica el compromiso de Danone con el deporte, en particular...
Ver publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.