Cinco consejos innovadores para afrontar la vuelta al colegio

Cinco consejos innovadores para afrontar la vuelta al colegio 2
Llegó el momento de dejar las vacaciones y sumergirnos en un nuevo curso escolar. Los niños y los adolescentes cuentan los años por cursos, así que estamos a las puertas de un “nuevo año” y para ello debemos prepararles. “Somos animales de costumbres y las vacaciones son para romper los hábitos y las obligaciones, pero ahora llega el momento recuperar el ritmo y la rutina”, explica Samantha Biosca, coach y colaboradora de aulaPlaneta y Superpades.com.

Algunos consejos para afrontar la vuelta al colegio

Despedir el verano. Al cambiar de una estación a otra, cuando cambiamos nuestras rutinas, cuando iniciamos o modificamos algo importante, Samantha Biosca recomienda realizar una despedida. “Aquí cada uno debe soltar su imaginación y su creatividad y despedir las vacaciones de verano de la mejor manera posible”, dice la coach. “Yo hago una pequeña celebración donde imprimo la foto más bonita o representativa de estos casi 3 meses de vacaciones que ha podido disfrutar mi hija y la ponemos en un marco bonito” explica. Se trata de buscar la forma o recuerdo de hacer un repaso a todo lo que nos ha pasado, las aventuras que hemos vivido, las risas que hemos acumulado y todo lo que hemos aprendido durante el verano con nuestros hijos.
Celebrar la vuelta al colegio. La colaboradora de aulaPlaneta y Superpades.com recuerda que “nuestros hijos aprenden más de nuestro ejemplo que de nuestras palabras, así que mostremos una actitud de alegría ante los nuevos cambios”. “Si nos ven con el síndrome postvacacional, quejándonos todo el rato de tener que volver a trabajar y con la apatía y la pesadumbre a cuestas, ¿cómo van a afrontar su vuelta al colegio con ilusión?”, reflexiona. Según la experta, se trata de enfocar niños y adolescentes hacia los nuevos retos que van a afrontar este curso, con los amigos que se van a reencontrar, algún compañero nuevo por descubrir y todo lo que van a aprender. “¡Hay que celebrar lo que está por llegar!”, anima.
Preparar todo lo necesario el nuevo curso. También es un buen momento, por no decir el mejor, para limpiar y reorganizar las habitaciones y revisar la ropa que vamos a poder aprovechar, regalar la que ya no nos va a servir, mientras tanto nuestros hijos hacen lo mismo con los juguetes. “En verano los niños crecen en madurez de una manera bárbara y es el momento de que se cuestionen con cuales van a seguir o cuales van a tirar o regalar”, afirma Biosca.
Además, se puede aprovechar para “hacer limpieza” del el material escolar del año pasado y realizar un inventario de lo que podemos aprovechar, de lo que nos falta y de lo que vamos a reciclar. La colaboradora de aulaPlaneta y Superpades.com nos explica una anécdota personal: “Mi hija hereda las batas del colegio de sus primas mayores y el año pasado se empezó a quejar de que ella nunca estrenaba bata, con el siguiente culebrón dramático. Tenía razón y por ello decidí darle la vuelta a esta evidencia, compré unos botones muy chulos y se los cambié a la vieja bata, este año está pensando en los nuevos botones que coseremos y ha dejado de pensar en que ella no estrena”.
Por otra parte, “debemos planificar las compras que debemos hacer y no dejarlo todo para el último momento”, explica la coach. “Esto nos va ayudar a tener una actitud más calmada y dejar a parte los nervios, ya tenemos suficientes emociones funcionando a la vez”, concluye.
Repasar. La experiencia es un grado y nos va a ayudar a determinar qué normas, horarios, extraescolares, meriendas… funcionaron bien el curso pasado. Y las que no lo hicieron las descartamos y buscamos nuevas, así de claro y sencillo. “Debemos descubrir lo que creó más harmonía y lo que fue un calvario”, aconseja Samantha Biosca. “Por ejemplo, debemos decidir si hacer los deberes sólo llegar del colegio o dejar un momento de distracción y meternos en faena un poco más tarde… En cada casa las cosas funcionan de manera diferente, así que debemos seguir nuestra intuición y buen pensar y buscar nuestras propias soluciones”.
Adaptación. “Si los cambios son bruscos nos desestabilizan más que si se hacen de manera progresiva”, recuerda la coach, “así que hagamos salir al sentido común y adaptemos por pasos nuestros horarios de sueño, de alimentación y de hábitos al nuevo cambio”. Una semana antes de empezar el colegio podemos ir progresivamente adelantando la hora de ir a dormir y nos vamos levantando cada día un poco más temprano. También deberemos cambiar el horario de las comidas y “como no, el de los hábitos, como por ejemplo empezar a controlar otra vez los momentos de televisión, consolas, juegos…. si lo hacemos poco a poco la vuelta al cole no será tan dura, aburrida y costosa”, concluye la colaboradora de aulaPlaneta y Superpades.com.
Tags from the story
, ,
Written By
More from Ocho

Blogs y libros de texto digitales muy pronto en las aulas españolas

Profesores y expertos coinciden en que en los próximos tres años se...
Ver publicación