Cómo aprovechar el verano para desarrollar el pensamiento crítico de tus hijos

Cómo aprovechar el verano para desarrollar el pensamiento crítico de tus hijos 1
El pensamiento crítico incluye la capacidad de razonar y pensar con lógica, analizar y juzgar las situaciones adecuadamente y actuar con una base fundamentada. En verano, cuando compartimos más tiempo con los hijos, podemos aprovechar para potenciar esta habilidad. El pensamiento crítico no solo ayudará a los niños y jóvenes a afianzar mejor lo que aprenden o a resolver los exámenes con más facilidad durante el curso, sino que les preparará para enfrentarse a muchos momentos de la vida en los que tendrán que tomar decisiones o afrontar con espíritu racional experiencias, información o actitudes propias y de los que le rodean. aulaPlaneta propone algunas ideas para fomentar el pensamiento crítico en los niños, ejemplos y recursos para practicar en familia.

¿Qué implica el pensamiento crítico?

La capacidad de analizar de forma crítica una situación o información exige ciertas actitudes o destrezas que ayudan en la toma de decisiones y en la forma de actuar. Por eso es importante trabajar con los hijos las capacidades que permiten el pensamiento crítico, como profundizar en los datos para comprender su significado, enfocar los hechos o situaciones desde varios ángulos, llevar a cabo un proceso de decisión racional, basado en valores esenciales, evitar dejarse llevar por los prejuicios o las emociones irracionales y elegir con autonomía y responsabilidad.

Cinco consejos para enseñar a pensar de forma crítica

    1. Fomentar en los hijos el amor por el conocimiento. La información es fundamental en el pensamiento crítico. Cuantos más datos se tienen, mejor se puede juzgar y reaccionar. Así pues, también en vacaciones, cuando se dispone de más tiempo, se debe fomentar el amor por el conocimiento en el ámbito familiar, responder siempre de forma sencilla y clara a las preguntas de los hijos, e incitar y premiar su curiosidad. Hay multitud de recursos, revistas, vídeos y documentales para todos los gustos e intereses.

 

    1. Ayudar a comprender. Para pensar de forma crítica hay que ser capaz de entender el mundo que nos rodea, conocer las causas de las cosas y los efectos de nuestras acciones. Se puede trabajar con los hijos la organización y selección de hechos e ideas, la interpretación de un suceso o una noticia o la capacidad para distinguir qué es importante en una información y qué es secundario.

 

    1. Fomentar la argumentación. El pensamiento crítico se nutre del debate, la lógica, la capacidad de relacionar hechos, el análisis de las diferentes opciones u opiniones o la puesta en común de puntos de vista. Es bueno animar a los hijos a argumentar lo que dicen y hacen, y a analizar las actuaciones o discursos de otras personas para tratar de entender la argumentación y el proceso de toma de decisiones que subyace tras ellos.

 

    1. Transmitir valores fundamentales. El pensamiento racional y basado en hechos es importante en el pensamiento crítico, pero también debe basarse en valores. Cuando los hijos tomen una decisión o se formen una opinión sobre algo o alguien tendrán que aplicar la objetividad pero también apelar a sus convicciones y a la ética. Es aconsejable fomentar valores como la empatía, la justicia, la igualdad, el respeto y la tolerancia, la libertad, la honestidad, la responsabilidad o la humildad.

 

  1. Dejarle decidir con autonomía. Aprendemos haciendo, poniendo en práctica; por eso es importante dejar a los hijos tomar decisiones y animarles a expresar su opinión en situaciones de su día a día. Así aprenderán a establecer prioridades, aceptar y solucionar los errores, serán más autónomos y se responsabilizarán de sus decisiones.
Tags from the story
More from Cristina Cifuentes

Más de un centenar de universidades de veinte países compartirán en Spin2016 su talento emprendedor

RedEmprendia hará de Santiago de Compostela la capital del emprendimiento universitario con...
Ver publicación