Proyecto Zola World – Croacia, soplan otros vientos

Proyecto Zola World – Croacia, soplan otros vientos 2
Pues a lo tonto ya ha pasado un mes desde que empezó esto. Ya llevamos una semana en Croacia, y aunque el viaje continúa por la costa, se nota que este país está menos poblado que Italia o Francia, donde los pueblos se iban sucediendo uno detrás de otro sin descanso. La costa de Croacia, siempre protegida por islas alargadas de aspecto solitario y misterioso, tiene algo especial que le hace a uno suponer que ya no está tan cerca de casa.
Se me olvidaba mencionar que también hemos pasado por Eslovenia. Creo que justo después de entrar en este país y comprar algo en un supermercado de allí, empecé a tener realmente la sensación de estar en el extranjero, algo que siempre me ha agradado. Apenas estuvimos dos días, pero fueron suficientes para quedarse con un buen recuerdo de su verdor y de su tranquilidad.
De la gente de allí, imposible sacar conclusiones. La primera noche la pasamos en un hotel-peluquería, cuya patrona se mostró más seca que la mojama, y la segunda fue todo lo contrario, pues fuimos a parar a la casa de una mujer recién jubilada que se desvivía por nosotros. Era de estas personas tan educadas que llegan a resultar incómodas. Tanta fue su amabilidad, que yo se lo agradecí rompiéndole uno de los tablones de la cama, después de sentarme en ella a la mañana siguiente. Su reacción, como no podía ser de otra manera, fue la de pedirnos perdón a nosotros.
Zola_World_Croacia
Volviendo a la actual Croacia, es cierto que los precios se notan algo más bajos, y que nos cuesta algo menos mantenernos en nuestro presupuesto diario, pero tampoco hay que pasarse, pues para comer en condiciones uno tiene que dejarse como mínimo diez euros. Eso sí, te puedes tomar una cerveza sin arruinarte, y eso se agradece.
Hace dos días nos topamos con un nuevo enemigo de viaje: el viento. Hasta ahora habíamos podido avanzar sin demasiados problemas, pero la etapa del jueves resultó tan agotadora por el viento en contra, que el viernes decidimos tomarnos un día de descanso extra, sobre todo tras comprobar que por la mañana soplaba incluso con más fuerza que el día anterior.
Ayer hicimos los primeros 1000 km de viaje! No pude resistir la tentación y utilicé el rotulador que me regalaron mis queridos compañeros de departamento.
Sí, sí, ya sé que os preguntaréis… en Croacia y sólo 1000 km? Pues tenéis que recordar que hicimos un poco de trampas, jeje, y que atravesamos gran parte de Italia en tren para evitar alguna montaña y ganar terreno. Aquel día en tren fue más agotador que cualquier día en bici. ¿Conocéis la típica escena en la que hay una pareja en la estación y mientras que uno está dentro colocando el equipaje y el otro fuera, se cierran las puertas y el tren se pone en marcha? Pues eso mismo nos ocurrió. Yo era el que iba dentro, y no os agotaré con detalles, pero os diré que para conseguir ir de Génova a Trieste tuve que coger seis trenes aquel día.
Bueno, el martes que viene hago la visita al primer colegio, una pequeña eco-escuela en el pueblo de Karlobag, así que ya os contaré cómo ha ido todo después de ese día. Espero que los chavales puedan verse por skype sin problemas y que la experiencia merezca la pena.
Zola_World_Croacia1
La semana empezó en Karlobag, el pueblo donde estaba el primer colegio de los que contactarán con el Zola durante este año. Llegamos con dos días de adelanto al pueblo, así que nos dedicamos a merodear por la zona (tampoco creáis que había mucho que hacer por allí) hasta el día en cuestión.
El colegio cuenta con treinta alumnos de primaria, algo menos de lo que me esperaba, y el ambiente que se respira por dentro es como el de estar en familia. Las profesoras que nos atendieron, muy agradables y atentas, por cierto, nos explicaron las características del colegio, al mismo tiempo que se quejaban del poco número de alumnos que tienen, algo que les obliga a buscarse otros colegios por la zona para completar su jornada laboral.
Yo estaba algo preocupado por el momento en que nuestro colegio tuviera que conectarse vía skype con el colegio de Karlobag, sobre todo después de que la profesora de informática de allí me comentara los problemas que tiene habitualmente para conectarse desde el colegio, pero finalmente todo salió adelante, y quitando algunos problemas de sonido sin importancia, creo que los chavales de ambos colegios pudieron disfrutar del momento. También gracias a Paz, la tutora de 6º B, que supo manejar muy bien a su clase, y por supuesto, gracias al estupendo equipo de informáticos del cole. Los alumnos de allí tuvieron el bonito detalle de preparar una presentación a modo de saludo para los nuestros, y esto, junto con algún momento de la conexión entre ambas clases.
Tras todo aquello, nos obsequiaron con un estupendo libro en croata sobre la ciudad de Karlobag, con dedicatoria incluida para el colegio Zola. Además, la directora de allí, una mujer que no hablaba inglés, pero que mantuvo la sonrisa y compostura en todo momento, firmó el acuerdo de amistad y mutua colaboración entre ambos colegios.
El siguiente destino era Zadar, visita que yo agradecí, pues después de estar tantos días alojándonos en lugares pequeños, sentía la necesidad de pasear por las calles de una ciudad y notar algo más de alboroto que el habitual en los pueblos, que consiste en dos o tres señores pescando y una señora asomada al balcón de su casa. Desde allí hicimos una excursión a los Lagos Plitvice, un bonito y apacible lugar para pasar el día. El lugar consiste en una serie de lagos de agua cristalina, que se conectan entre sí por cascadas que van cayendo de unos a otros. Todo un espectáculo para la vista, aunque algo incómodo de ver, pues el recorrido a pie se realiza sobre una estrecha pasarela de madera sobre la que camina todo el mundo, y resulta algo agobiante el simple hecho de pararte a hacer una foto o contemplar algo tranquilamente, pues sientes como la gente se te echa encima.
Tags from the story
, , ,
More from fjgutierrezruiz

Japón visita el CAR de Madrid

El Consejo Superior de ha recibido la visita de Akira Suzuki, agregado...
Ver publicación