“Cualquier lugar” es posible, pero no sostenible

Trabajar desde “cualquier lugar” es posible, pero no sostenible