Estudiantes del campus de Madrid de Schiller International University participan en la vendimia

estudiantes del campus de madrid de schiller international university participan en la vendimia
estudiantes del campus de madrid de schiller international university participan en la vendimia
schiller-vendimia

¿Qué tiene que ver el vino con la capacidad de hacer negocios? ¿Cómo conocer un país e intentar descifrar las claves para emprender o desarrollarse profesionalmente en él? Schiller International University lo tiene claro: se trata de conocer su cultura, su tradición, su forma de relacionarse; de desarrollar capacidades prácticas. Para ello, estudiantes del campus madrileño, provenientes de 10 países diferentes, han participado en la actividad en la que han conocido dos de los productos más importantes tanto para nuestra economía como para nuestra gastronomía: el vino y el aceite.

Conocer, experimentar su proceso de elaboración y probar dos elementos presentes casi a diario en la mesa de los españoles supone un paso más en el fomento de la competencia multicultural hacia la que orienta SIU su educación. El objetivo no es otro que conseguir que sus alumnos sean capaces de desarrollar su actividad profesional, conociendo en profundidad sus procesos, en cualquier país en el que trabajen. Asimismo, este tipo de iniciativas permite apoyar su espíritu emprendedor.
En concordancia con la orientación práctica de su formación, desde el comienzo de la visita, los participantes pudieron implicarse en el proceso de elaboración de los vinos. Además de aumentar sus conocimientos, la participación en la recogida de la uva les permitió desarrollar ciertas habilidades como el trabajo en equipo o la competitividad. El otro gran protagonista de la jornada fue el aceite de oliva: a través de un recorrido por la almazara, los estudiantes aprendieron paso a paso Cómo se produce el aceite de oliva y la maquinaria necesaria para ello. Así, descubrieron aspectos tan interesantes como su aprovechamiento para biomasa o algunos de los falsos mitos que rodean a este ingrediente, cuyo principal productor es España y no Italia como algunos de los alumnos creían.
Una vez familiarizados con el producto llegó la hora de degustarlo. Sentados a la mesa, jóvenes de Kazajistán, Estados Unidos, México y Filipinas, entre otras 10 nacionalidades, tuvieron la oportunidad de probar, en la mayoría de los casos por primera vez, el denominado “oro líquido”, cuyo sabor no dejó a nadie indiferente e incluso generó más de un admirador. También pudieron probar otros platos tan típicos como la paella o la tortilla de patatas, todos ellos regados con algunos de los vinos de la finca toledana ‘Capilla del Fraile’, cuyo proceso de fabricación acababan de conocer y experimentar.
“Hemos podido conocer el proceso desde sus orígenes y el desarrollo en todas sus fases. Parecía fácil, pero nos hemos dado cuenta de que hay un trabajo muy duro detrás”, señaló Javier de Diego, alumno de International Business en la universidad. Fueron, así, los propios alumnos los que destacaron el valor práctico de la actividad.
Con el sabor del vino todavía presente y muchas ganas de repetir, volvieron los alumnos a la capital, tras haber disfrutado de una experiencia provechosa tanto para su formación y su paladar, como para el acercamiento en profundidad a una cultura en la que están aprendiendo a desenvolverse. Según explica José. B Pinto, profesor de competencia multicultural para los negocios en SIU, “la participación en la vendimia permite, además, potenciar una habilidad de especial relevancia a nivel pedagógico en el siglo XXI: aprender a colaborar”.
Written By
More from Ocho

El prodigioso placer de educar

Agua de Coco sabe que para que los países empobrecidos empiecen a...
Ver publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.