Algunas reglas básicas para estudiar y recuperar las asignaturas pendientes en septiembre

Algunas reglas básicas para estudiar y recuperar las asignaturas pendientes en septiembre 2
Estudiar_en_casa

Unos buenos hábitos de estudio son esenciales para afrontar con éxito las evaluaciones y la recuperación de asignaturas que hayan podido quedar pendientes para septiembre. Desarrollar estos hábitos no es fácil. Requiere constancia y disciplina. Y muy probablemente el suspenso proviene justamente de la falta de constancia durante el curso, además de no ejercitar suficientemente lo aprendido en clase.

En este sentido, el apoyo de los padres es fundamental, también en época de vacaciones, ya que sobre ellos recae la responsabilidad de supervisar el estudio y ayudar a los hijos en todo lo que puedan, más todavía en el caso de que el niño o niña haya suspendido una o varias asignaturas.
Así pues, los dos pilares en que se sustenta el éxito a la hora de aprovar los exámenes son, por una parte, el esfuerzo constante, y por otra, estudiar ejercitando lo aprendido durante el curso. En este sentido, aulaPlaneta recomienda utilizar técnicas de estudio como planificar los deberes y los horarios, subrayar las ideas más importantes, realizar esquemas y mapas conceptuales, resúmenes, etcétera.
Además de aplicar estas técnicas de estudio, aulaPlaneta propone algunas reglas básicas para enseñar a los hijos a estudiar a diario de manera correcta. Estas reglas servirán para todo el curso, y en el caso de los alumnos que tengan asignaturas pendientes para septiembre, serán esenciales para aprender, consolidar conocimientos y recuperar en septiembre.

Reglas bàsicas para consolidar los hábitos de estudio.

  1. Estudiar siempre a la misma hora y en el mismo lugar. Fijar una hora determinada para estudiar ayudará a los hijos a consolidar su hábito, mientras que hacerlo en el mismo lugar, favorecerá su concentración. El sitio de estudio, además, debe estar bien iluminado y ventilado, mantenerse alejado de distracciones y contar con una silla y una mesa adecuadas, donde el alumno pueda estudiar correctamente.
  2. Estudiar todos los días. Es importante dedicar un tiempo al estudio cada día entre semana. Este hábito ayudará a los niños y jóvenes a fijar conocimientos, y evitará situaciones como el atracón del día después antes de un examen.
  3. Planificarse. Antes de comenzar a estudiar, es importante que revisen las tareas que hay que hacer y los contenidos que van a repasar, y que pongan orden. ¿Qué van a hacer primero? ¿Qué dejarán para el final?
  4. Establecer una hora. Ellos mismos deben fijarse una hora para ponerse a estudiar, y no esperar a que los padres se lo digan. Durante el curso escolar, lo habitual es hacerlo después de la merienda y antes de jugar o ver la televisión. En verano, mejor a primera hora de la mañana, después del desayuno, para tener el resto del día libre para actividades de ocio en familia o con amigos. No obstante, lo mejor es ser flexible y dejarles que ellos elijan cuál es el momento que más se ajusta a sus necesidades y preferencias.
  5. Dedicar en torno a una hora al estudio. Si tus hijos están en Primaria, no deben dedicar más de 50 minutos a realizar sus tareas y estudiar. En cambio, si están en Secundaria, lo habitual es que dediquen entre media hora y una hora a las tareas, y de tres cuartos a una hora para estudiar. Evidentemente, el tiempo de dedicación variará en función de si han suspendido una (o más de una) asignatura.
  6. Hacer más de una actividad. Realizar ejercicios y actividades ayudará a tus hijos a comprobar y consolidar lo estudiado. Especialmente a la hora de repasar antes de un examen. Ejercitar lo aprendido, mediante la realización de ejercicios, es fundamental.
  7. Hacer una pequeña pausa entre actividad y actividad. Sobre todo en las más complejas. En cambio, durante el tiempo dedicado al estudio, deben perseverar al menos durante 45 minutos sentados para no perder la concentración.
  8. Comenzar a estudiar por lo difícil, y acabar por lo fácil. Lo ideal es abordar primero las actividades o contenidos de dificultad media. Después, cuando su nivel de concentración esté en su punto más álgido, pasar a lo más difícil, y dejar lo más fácil para el final, cuando ya están cansados.
Estas ocho reglas ayudarán a los estudiantes a consolidar los hábitos de estudio. Lo fundamental es aplicarlas durante todo el curso y no tener que dedicar el verano a trabajar para recuperar asignaturas pendientes. Con esfuerzo constante y habiendo aprendido a estudiar y a ejercitar los conocimientos, tendrán todo a favor para superar el curso.
Tags from the story
, ,
More from Cristina Cifuentes

¡Estudiar y trabajar en Australia. Un país lleno de oportunidades! -2ª parte

Australia es un país lleno de oportunidades para estudiantes internacionales. Además de...
Ver publicación