La mochila del siglo XXI: ligera y digital

La mochila del siglo XXI: ligera y digital 1
La implantación de las TIC en las aulas españolas avanza deprisa y permite sustituir muchos de los materiales cotidianos por su versión digital. Además de eliminar una parte importante del peso de los materiales tradicionales, llenar la mochila digital supone un alivio económico para los padres.
La imagen de los niños llegando al centro escolar con sus mochilas repletas de libros y cuadernos, cargadas a la espalda o sobre ruedas, puede ser pronto cosa del pasado. La implantación de las TIC en las aulas españolas avanza deprisa y permite sustituir muchos de los materiales cotidianos por su versión digital, que no pesa ni abulta más que el netbook, la tableta o un simple USB.

Los beneficios de la mochila digital

Además de ser más ligera, la mochila digital ofrece a alumnos, familias y profesores otras grandes ventajas. Para empezar, acerca las nuevas tecnologías a los alumnos, que de este modo las utilizan a diario y mejoran su destreza, tanto en el manejo de los aparatos electrónicos, como en el proceso de búsqueda de información, el aprendizaje autónomo o el acceso a nuevos recursos educativos.
Además, para los alumnos resulta más interesante y motivadora, ya que son nativos digitales acostumbrados a utilizar el multimedia y la interacción. Todo esto sin olvidar que supone un respiro para el bolsillo de los padres, ya que permite eliminar algunas compras tradicionales y optar por versiones digitales más asequibles o, incluso, gratuitas.

¿Cómo llenamos la mochila digital?

El proceso para preparar la mochila digital empieza igual que siempre: pensando qué necesita el niño para su día a día en el aula. Después, basta con buscar la alternativa digital para cada herramienta o instrumento concreto. En muchas ocasiones, no solo resultará más económica y ligera, sino que tendrá valores añadidos para el alumno.
Para empezar, los libros de texto, una de las necesidades más básicas del alumno y uno de los gastos familiares más importantes de cada curso. La versión digital puede abaratar el precio a largo plazo y permite una actualización constante de contenidos, con lo que se evitan los libros desfasados o con errores. Hace ya tiempo que las versiones digitales de los libros de texto dejaron de limitarse a los incómodos PDF’s. Ahora hay opciones completamente digitales, como el Cuaderno de estudio aulaPlaneta, que ofrecen mucho más: interactividad, posibilidad de personalizar el libro para diferentes alumnos o grupos, multitud de recursos, ejercicios y actividades de evaluación, la posibilidad de descarga para trabajar offline o la asignación y corrección de tareas.
Mochila_digital
En lo que se refiere a cuadernos de trabajo y ejercicios, Además de acceder a la información y documentación, los niños necesitan practicar lo aprendido, realizar ejercicios, hacer cálculos y solucionar problemas, preparar trabajos en grupo… Probablemente seguirán necesitando el papel, pero hay multitud de opciones para que practiquen lo aprendido de manera digital, como recursos y actividades interactivas incluidas en el propio libro de texto digital; recursos online (se pueden encontrar en blogs como el de aulaPlaneta, o en su Banco de contenidos); u otros repositorios de recursos muy interesantes como Agrega, Averroes o el espacio Procomún.
Hoy en día hasta las herramientas más tradicionales pueden “digitalizarse”, como el material escolar. Hay aplicaciones que se pueden instalar en la tableta y que ejercen de calculadora científica, regla, horario escolar, transportador de ángulos, diccionario de español o diccionarios de cualquier otro idioma.
Así mismo, también se han digitalizado las herramientas de gestión y comunicación, como las agendas escolares. Remitir la información a los padres por email no solo ahorra papel y tiempo, sino que asegura su entrega y puede conseguir una confirmación o respuesta inmediatas. Cada vez son más los centros que utilizan agendas escolares digitales para que los padres estén siempre al tanto de sus anotaciones o de las tareas escolares del niño. También se puede optar por aplicaciones como inClass, MyHomeworlk o Agenda del Estudiante, que ayudan a organizarse a padres y alumnos.
Finalmente, en lo que se refiere a los libros de lectura, una buena opción para aligerar la mochila es optar por los libros electrónicos, que pueden descargarse a un lector de tinta electrónica o a la tableta. En las librerías cuestan menos que los libros en papel y además hay muchos clásicos y otros ebooks que se pueden descargar legalmente de manera gratuita, en páginas como Dominio Público, Google Books, Wikisource, Proyecto Gutenberg, entre otras.
Fuente: aulaPlaneta
Tags from the story
,