Plásticos en el pescado, la sal, el agua… actuar YA

JL-Turtle-Eating-Plastic-

Plásticos en el pescado, la sal, el agua… actuar YA

Y los ROBOT que aprenden

 

plasticos en el mar
Plásticos en el pescado, la sal, el agua… la amenaza que exige actuar ya

Los ocho millones de toneladas de plástico que cada año reciben los océanos no solo matan a las ballenas, tortugas y aves marinas: están ya en nuestra mesa, en el pescado, en la sal, en el agua del grifo, en la embotellada y hasta en la cerveza. Son una amenaza y exigen actuar ya.

Este es el mensaje que pretende lanzar “Micro 2018“, la conferencia que por segundo año reúne en Lanzarote a los principales grupos científicos del mundo involucrados en esta materia, por iniciativa del grupo Marine Sciences for Society, la Unesco y universidades como las de Cornell (EEUU), Plymouth (Reino Unido), Versalles (Francia), Siena (Italia) o Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

plasticos en playa4

“No podemos permitirnos seguir sin hacer nada. Hemos llegado a un nivel de contaminación por los plásticos que necesitamos actuar ya”, resume para EFEverde una de las coordinadoras científicas de la conferencia, Bethany Jorgensen, investigadora del Laboratorio de Ecología Cívica de la Universidad de Cornell, en Nueva York.
LANZAROTE, PLÁSTICOS EN SUS PLAYAS

Los expertos que participan en este congreso toman como referencia a Lanzarote porque esta isla, reconocida como Reserva de la Biosfera hace 25 años, viene alzando la voz con este problema desde hace una década, desde que playas como Famara y otras calas de su costa norte comenzaron a llenarse de plásticos arrastrados por la Corriente de Canarias desde múltiples puntos del Atlántico.

microplastico-famara-copia

FRAGMENTOS QUE LLEGAN A LA COMIDA DE LOS HOGARES

En los últimos años, se han publicado trabajos que demuestran que el plástico que contamina todos los océanos, sin excepción, se fragmenta con el tiempo en miles de trozos susceptibles de que los peces se los coman e, incluso, en partículas tan minúsculas que son ingeridas por el plancton. Y a partir de ahí, van ascendiendo por la cadena alimentaria hasta llegar a la mesa de cualquier hogar.

Esta científica subraya que no hay tiempo que perder para tomar medidas, porque incluso en la hipótesis de que la humanidad parara de producir plástico de la noche a la mañana, la enorme cantidad que acumulan ya los océanos nos va acompañar durante siglos.

Plastico en sal2
PLASTICOS EN EL MAR La presencia de plasticos en los oceanos es una de las grandes amenazas que afectan a la salud de estos ecosistemas

“La mayor parte del plástico no se degrada nunca. Solo se fragmenta en trozos más y más pequeños, pero sigue ahí”, apunta la coordinadora de Micro 2018. Quizás por ello la sala donde se celebran los debates está presidida por una instalación artística que incluye un peculiar estante de supermercado.

En una bandeja de poliespán, plastificada con film, como no podía ser de otra manera, hay tapones de botella: durarán 250 años. En otra, pajitas de refresco: resistirán en el mar 350 años. En una tercera, cuerdas de pesca: aguantarán 450 años. En la última, trozos de piche, o alquitrán: contaminarán el medio durante 1.300 años.

 

Bethany Jorgensen subraya que todas esas sustancias no solo preocupan por su composición, sino porque muchas de ellas toman del océano otro tipo de sustancias bioacumulables, como los POP (contaminantes orgánicos persistentes), que refuerzan su potencial de provocar daños a la fauna … o al hombre.

plastico4_

URGENTE TOMAR MEDIDAS

Esta científica cree que urge tomar medidas. Las primera: prohibir o restringir los plásticos de un solo uso, pero también exigir a toda la cadena industrial, desde el fabricante hasta la planta de reciclaje, que informen regularmente y con detalle de las cifras de plástico que mueven, porque los científicos están seguros de que tienen entre manos un problema “infravalorado”.

plastico-culpable-muerte-

En España, no solo Lanzarote ha alzado la voz como isla para exigir respuestas globales. También lo ha hecho Menorca, que coordina el grupo de plásticos de la Red Internacional de Islas.

plastico en playas3“La preocupación social por este asunto es notable”, dice Eva Marsinyach, de la Agencia Menorca Reserva de la Biosfera. “Son los propios movimientos ciudadanos los que convocan actos para reducir el impacto del plástico en las playas. Es indispensable que desde las administraciones respondamos como es debido, que nos preocupemos de verdad para reducir este impacto a escala global”.

Su colega Aquilino Martínez ve un aspecto positivo en esa preocupación. Pocas veces como con los plásticos, dice, el mundo entero ha tomado conciencia tan rápido sobre la dimensiones del problema al que se enfrenta si sigue instalado en el usar y tirar.

 

Crean un robot que aprende un idioma como lo hace un niño

Desarrollan un sistema que permite a un robot aprender un idioma tal como lo hace un niño: es capaz de relacionar imágenes de video con subtítulos descriptivos y mediante algoritmos “entender” significados, incluso del lenguaje coloquial.

Robot1 plastico

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han desarrollado un analizador semántico que aprende el lenguaje de la misma forma que lo hacen los niños, lo que permitirá a un robot aprender a hablar de forma más rápida y natural.

Se trata de toda una proeza tecnológica, ya que hasta ahora los analizadores semánticos utilizados en computación basan su aprendizaje en oraciones creadas por seres humanos que describen la estructura y significado que ocultan las palabras. Con este sistema tradicional se han creado por ejemplo sistemas de reconocimiento de voz, como los de Alexa (el servicio de voz ubicado en la nube de Amazon) o Siri, el asistente inteligente de Apple.

En un artículo presentado en la conferencia Empirical Methods in Natural Language Processing celebrada en Bélgica, los investigadores del MIT describen un analizador que aprende a través de la observación para imitar más estrechamente el proceso de adquisición del lenguaje de un niño, toda una revolución en el campo del aprendizaje automático.

crean-un-robot-que-aprende

Para aprender la estructura del lenguaje, este analizador observa videos subtitulados, sin otra información, y asocia las palabras de los subtítulos con los objetos y acciones grabadas. De esta forma, puede usar lo que aprendió sobre la estructura del lenguaje para predecir con precisión el significado de una oración, en algún momento incluso sin necesidad de apoyarse en el video.

IMITANDO A LOS NIÑOS

Este sistema imita la forma en la que los niños aprenden un idioma: lo hacen observando su entorno, escuchando a las personas que los rodean y conectando lo que ven con lo que escuchan. De manera similar, el nuevo sistema también observa el entorno, establece relaciones y aprende el idioma.

robots-independientes- plastico

Gracias a este sistema, un robot dotado con este analizador puede adaptarse a situaciones domésticas especiales: por ejemplo, al lenguaje coloquial que empleamos en familia. Es capaz de observar nuestras expresiones, aunque no estén totalmente ajustadas a la gramática, de aprender lo que significan y de entender una orden que podamos darle, según explica uno de los artífices de este descubrimiento, Andrei Barbu, en un comunicado del MIT.

robot y pasticoEl analizador también ayudará a comprender mejor cómo aprenden el lenguaje los niños pequeños. “Un niño tiene acceso a información redundante y complementaria de diferentes fuentes, como padres o hermanos que hablan, así como información táctil e información visual que le ayuda a entender el mundo”, añade el también coautor Boris Katz. “Procesar toda esta información sensorial es un rompecabezas increíble. Nuestro trabajo ayudará a entender mejor cómo ocurre este tipo de aprendizaje en el mundo cotidiano”. Aprendizaje visual

Para conseguir este resultado, los investigadores combinaron un analizador semántico con un componente de visión artificial entrenado en reconocimiento de objetos, humanos y actividades en video.

El analizador aprendió analizando 400 videos que muestran a personas realizando una serie de acciones, entre ellas recoger un objeto o dejarlo, o caminar hacia un objeto. Todas las secuencias van acompañadas de un total de 1.200 subtítulos en los que se describen esas acciones.

robot y pastico.jpg1

Al final del aprendizaje, los investigadores comprobaron su eficacia: el sistema fue capaz de reconocer la validez de una oración según la imagen del video: la mujer está recogiendo una manzana.

Un algoritmo de visión computarizada examina cada secuencia del video para rastrear cómo se transforman los objetos y las personas con el tiempo, y determina si las acciones del vídeo se están ejecutando tal como se describe en el subtítulo. De esta manera, determina si el significado del subtítulo se corresponde con la escena del vídeo.

robot y pastico.jpg1.jpg2El entrenamiento produce una gramática sintáctica y semántica para las palabras que se aprenden. Dada una nueva oración, el analizador ya no requiere videos, sino que aprovecha su gramática y léxico para determinar la estructura y el significado de la oración.

En última instancia, este proceso significa que el analizador aprende “como si fuera un niño”, concluye Barbu. “Ve el mundo a su alrededor y escucha a las personas hablar para aprender el significado. Un día, puedo darle una oración y preguntar qué significa e, incluso sin una imagen, sabe el significado”. Referencia