Proyecto Zola World – Montenegro, pequeña decepción

Proyecto Zola World – Montenegro, pequeña decepción 2
zola-montenegro
Juzgar un país únicamente por su costa es bastante injusto, pero a veces este viaje se reduce a eso, pues llegar en bici a zonas del interior que merezcan la pena supondría morir en el intento. Por este motivo, la impresión general que me ha quedado de Montenegro es la de una Croacia algo más sucia y descuidada.
Lo más destacable, sin duda, la zona de la bahía de Kotor, una especie de lago bordeado por montañas enormes y tranquilos pueblecitos. El pueblo de Kotor, con una muralla que parece elevarse hasta el infinito, sus innumerables iglesias y plazas encantadoras, es de lo mejorcito que hemos visto hasta ahora. Eso sí, al ser el pueblo con mayor interés turístico de la zona, también te deja la inevitable sensación de haber estado más en un parque temático que en un pueblo, como suele pasar en estos casos.
Dejando atrás la citada bahía, volvimos a rodar por la habitual costa, y enseguida nos dimos cuenta de que los montenegrinos tienen algo menos de gusto que los croatas para edificar por esta zona. Mientras que en Croacia apenas veías un edificio alto que desentonara con el paisaje, aquí se despachan a gusto en ese aspecto. Únicamente hay una zona en la que parecen centrarse algo más en lo estético, y es en las cercanías del famoso pueblo de Sveti Stefan.
zola-montenegro2
Lo gracioso es que el idílico pueblecito pertenece en su totalidad a un hotel de lujo, así que, a no ser que tengas una habitación reservada, no te molestes en intentar entrar, que no te van a dejar. Una pena, ¿no?
Poco más que destacar de Montenegro. Bueno, quizás que me di mi último baño de la temporada y que hemos podido comprar cámaras de repuesto para la bici después de tanto pinchazo.
Tags from the story
, , ,