Shikoku, la isla más espiritual de Japón