Los estudiantes “se largan”