tec, mujeres científicas en méxico y en el mundo

TEC, mujeres científicas en México y en el mundo

by Lucio Villalba
0 comment

TEC, mujeres científicas en México y en el mundo

Tecnológico de Monterrey                                                                                                Observatorio  de Innovación Educativa

tec, mujeres científicas en méxico y en el mundo

Tras unos días de silencio, reflexión y protesta en torno al 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, estamos de vuelta. Quienes nos siguen con atención cada semana se habrán dado cuenta de que este martes no hubo newsletter ni mensaje editorial, tampoco artículos nuevos en nuestras secciones Edu bits y Edu News. El motivo es que este espacio (y los contenidos que le dan vida), son escritos, en su mayoría, por mujeres. De las 12 personas que formamos parte del Observatorio, 8 somos mujeres: Rubí, Paulette, Sofía, Fernanda, Paola, América, Grecia, y una servidora. Si falta una de ellas, esta newsletter no sería posible.

Pero la lucha no termina tras el 8M, nuestra lucha es diaria y en el Observatorio estamos comprometidas a poner nuestro granito de arena todos los días, todos los meses y todo el año. Hasta que ya no sea necesario. En esta edición hemos hecho una compilación de este compromiso.  – Karina Fuerte

Mujeres que cambiaron la ciencia

A lo largo de la historia, mujeres extraordinarias han demostrado con hechos la relevancia del papel de la mujer en la ciencia, dejando un legado muy importante a la humanidad.

El camino que han transitado las mujeres científicas en México y en el mundo no ha sido fácil. Lo digo porque lo he experimentado, soy mujer y científica. Por increíble que parezca, en pleno siglo XXI, aún nos topamos con comentarios como: “ese es un trabajo para hombres”, “deberías dedicarte a otra cosa”, “¿y para cuándo los hijos?”, “las mujeres son muy sentimentales y pierden objetividad”, “¿para qué quieres trabajar si no te falta nada?”. Esta es una realidad que vivimos muchas de nosotras. A decir verdad, una de las preguntas más frecuentes que surgen entre nosotras es: ¿cómo lograr un balance perfecto entre nuestro rol profesional y el personal?, ¿por qué tendríamos que sacrificar uno de los dos? Necesitamos generar mecanismos que favorezcan un ambiente de trabajo colaborativo y equitativo donde no se hagan distinciones o se discrimine por aspectos como género, edad, estado civil, familia, religión o procedencia; sino más bien enfocado a los logros y las aportaciones del estudio y desarrollo de la ciencia.

En el Sistema Nacional de Investigación (SNI) de México, de todos los científicos que conforman el padrón, solo 37 % son mujeres (Conacyt, 2019). En América Latina y el Caribe el porcentaje es un poco más prometedor ya que, en promedio, de todas las personas empleadas en el área de investigación y desarrollo científico en el 2015, 45.4 % fueron mujeres y en todo el mundo, 28.8% de los puestos de investigación están ocupados por  mujeres (UNESCO, 2018). Existen muchos factores que frenan el desarrollo de las mujeres en ciencia, como la desigualdad económica, pues esta conlleva que menos personas accedan a carreras científicas. En la mayoría de los ámbitos profesionales los puestos de alto rango en compañías multinacionales son otorgados a hombres. Existe un diferenciador salarial entre lo que perciben hombres y mujeres, aunque las responsabilidades sean las mismas. En otros países como Finlandia, Suecia o Alemania, los permisos de maternidad son compartidos, incluso hay incentivos para aquellas parejas en las que el hombre decida tomar más tiempo. En México aún queda mucho por hacer para que las mujeres puedan crecer profesionalmente sin descuidar el desarrollo personal o familiar. Tenemos que avanzar en este sentido si queremos tener un mejor país y una sociedad más justa.

“Logramos crear y fortalecer una red de mentoras que motive a otras mujeres a incursionar en una carrera científica. Asimismo, las alumnas puedan recurrir a esta red de mentoreo para guía o apoyo en su carrera”.

Un aspecto positivo que quiero resaltar es que, a pesar de todos los obstáculos a lo largo de la historia, mujeres extraordinarias nos han demostrado con hechos la relevancia del papel de la mujer en la ciencia dejando un legado muy importante a la humanidad. A continuación, les comparto una pequeña muestra de todas ellas.

Rosalind Franklin (1920-1958) hizo importantes descubrimientos de la estructura del ADN. Margaret Hamilton (1936) desarrolló el software de navegación para el programa espacial Apolo, se le atribuye el término “Ingeniería de Software”, fue una de las primeras mujeres en trabajar en la NASA. Marie Curie (1867-1934) (personalmente, mi heroína) fue la única en la historia en ganar dos premios Nobel – uno en física por sus investigaciones sobre el fenómeno de radiación, y uno en química, al descubrir los elementos Radio y Polonio. Mae Jemison (1956) fue la primera mujer afroamericana en viajar al espacio. Ada Yonath (1939), primera israelí en ganar un Nobel gracias a su trabajo al dilucidar la estructura de los ribosomas tuvo que luchar contra la incredulidad de la comunidad científica. Frances H. Arnold (1956) fue pionera en ingeniería genética mediante la evolución dirigida para crear enzimas. Tu Youyou (1930) ganó el Nobel en Medicina por incorporar la medicina tradicional china a la ciencia tradicional y así obtener artemisina, que se usa actualmente para curar la malaria.  TEC, mujeres científicas en México y en el mundo  TEC, mujeres científicas en México y en el mundo  TEC, mujeres científicas en México y en el mundo

En el marco del “Día Internacional de la Niña y la Mujer en la Ciencia”, que se celebra el 11 de febrero, así como de los esfuerzos de la Unión Internacional de Química Pura Aplicada (IUPAC) se organizó un evento mundial para fomentar e impulsar la inclusión de la mujer en esta área de conocimiento. En el evento llamado “Desayuno Global de Mujeres en la Ciencia” participaron diferentes instancias científicas y universidades, entre ellos CONACYT, UNAM, TESCI, Tec de Monterrey y EXATEC. Se desarrollaron más de 204 reuniones simultáneas alrededor del mundo con el mismo propósito de establecer nuevos lazos para crear futuras líderes en la ciencia.

Comprometidos con apoyar a nuestras alumnas de la PrepaTec Campus Estado de México a encontrar su vocación, impulsamos la participación de 80 alumnas invitadas a este evento donde tuvieron la oportunidad de conocer y compartir sus inquietudes con científicas, ingenieras e investigadoras durante las actividades realizadas en mesas de diálogo. Los temas que se abordaron fueron: el impacto que la ciencia ha tenido en sus vidas, las motivaciones que tuvieron para elegir una carrera científica, las cualidades indispensables de una mujer de ciencia, las personas clave que motivaron la elección de su carrera, los obstáculos que han enfrentado, sus logros en su carrera y sus aportaciones a la ciencia.

“Las alumnas de Prepa Tec tuvieron la oportunidad de conocer y compartir sus inquietudes con científicas, ingenieras e investigadoras durante las actividades realizadas en mesas de diálogo”.  TEC, mujeres científicas en México y en el mundo

Con ello, logramos crear y fortalecer una red de mentoras que motive a otras mujeres a incursionar en una carrera científica. Asimismo, las alumnas puedan recurrir a esta red de mentoreo para guía o apoyo en su carrera. La idea es abordar de manera integral el papel de la mujer en la ciencia.

Durante las mesas de diálogo abordamos los obstáculos comunes que enfrentamos las mujeres que desean dedicarse a la ciencia. Partimos desde la elección de carreras, en las que hay ciertas licenciaturas o ingenierías que están catalogadas “para hombres”, o donde la participación de la mujer es mínima. Algunos ejemplos de éstas son ingeniería mecánica, mecatrónica o robótica. También discutimos acerca de los roles marcados por la sociedad, en dónde tenemos que repartir nuestro tiempo en casa con nuestras familias (hijos, parejas, etc.) y nuestra vida profesional. Hablamos sobre la importancia de buscar un balance en nuestras vidas entre los aspectos personales y profesionales. Entre otros obstáculos que abordamos, se encuentran la falta de inclusión en la enseñanza de las ciencias, la falta de equidad, los estereotipos en la educación y la desigualdad de oportunidades.

¿Qué podemos hacer entonces para facilitar el camino de la mujer en la ciencia?

  • Cree en ti misma. Esto te llevará a sentirte segura y aceptada. Todo es posible si te planteas un objetivo y comienzas a trabajar en acciones concretas para lograrlo.

  • Enfoca tus esfuerzos. Haz que tus acciones, decisiones y energía, te lleven hacia tus metas.

  • Reflexiona sobre tus objetivos y metas. Considera tus habilidades y tus fortalezas en todo lo que desees hacer, pero también medita, ¿cómo eso que quieres lograr generará un cambio positivo en el mundo?

  • Busca una mentora o guía. Siempre hay mujeres dispuestas a ayudar que han recorrido parte del camino y que pueden aconsejarte.

  • Establece una red de apoyo. Conéctate con aquellas personas que se preocupan por tu bienestar y quieren lo mejor para ti. Puedes acercarte a tu familia, tus amigos, tu pareja, tus colegas, etc.

  • Inspira y ayuda a otras mujeres. Siempre es agradable ayudar a alguien más para facilitar su camino, así como nos gustaría que lo hicieran por nosotras.

mujeres científicas en méxico y en el mundo

mujeres científicas en méxico y en el mundo

Siendo agentes de cambio, ¿cómo podemos ayudar? Podemos comenzar eliminando etiquetas sobre profesiones “más adecuadas” para hombres o mujeres, todes tenemos la misma capacidad. Eliminemos preconcepciones de que la ciencia o las matemáticas son difíciles. Propiciemos un ambiente de confianza donde hombres y mujeres seamos libres de explorar y decidir qué camino queremos seguir. Si eres docente, diseña actividades que acerquen a tus alumnos a los campos STEM. Muéstrales lo interesante que es la ciencia – trata de ligar el conocimiento con experiencias de la vida real para que sea más fácil comprender los conceptos. Participa en actividades que fomenten la inclusión y la igualdad, así como equidad en el acceso al conocimiento.

Acerca de la autora

Lucila Giammatteo (giammatteo@tec.mx) es Química Farmacéutica Bióloga y Maestra en Docencia especializada en Química egresada de la UNAM. Actualmente está haciendo un Doctorado en la Universidad de Kassel, donde se especializa en la enseñanza de Química en contexto. Es profesora de Ciencias del programa Multicultural en Campus Estado de México del Tecnológico de Monterrey.

Otros reportajes NUVE:

TEC, agricultura vertical para erradicar el hambre

TEC, ángeles de la salud que llevarán la vacuna contra la Covid-19

 

Artículos relacionados